Esta Harley Davidson es una 883 abandonada a su suerte por el óxido de las islas baleares.

La rescató su actual dueño y no quiso dejarla a su suerte, por lo que decidimos hacer una restauración con toques scrambler.

Para empezar se desmonto por completo y se hizo kit de juntas en motor, con pintura calorica en la base y electroestatica en las tapas de cilindro y primaria.
Despues se chorreo todo el cuadro, horquilla, basculante y se pinto en electroestatica.

Se diseñó unos guardabarros cortos tipo scrambler que se pintaron de color negro, y hicimos un asiento largo en modo scrambler con un tapizado marron de rombos para hacer juego con los manguitos a lamas de color marron.

Hemos cromado los escapes supertrap y hemos pintado todos los tornillos de color óxido que hemos encontrado.

Al final el resultado es que una moto que podia acabar en un muy mal final, una pequeÒa joya que durará mucho tiempo.

0 234

*